A pocos meses de cumplir 10 años de aquel 3 de enero de 2009, día en que se minó el bloque génesis y el cual dio origen oficial al bitcóin y la tecnología blockchain, nos encontramos en medio de un panorama tan emocionante como sombrío. Emocionante, porque el mayor experimento social, económico y tecnológico de la historia solo equiparable a la llegada de internet y la era de la información, continúa desarrollándose, consolidándose y autoregulándose. Y también sombrío, al ver como la mayoría de seres humanos siguen aún sin entender los enormes cambios que se vienen y la revolución que se avecina. Es precisamente la falta de conocimiento y comprensión del bitcóin y la tecnología blockchain, la que ha generado todo tipo de mitos, desinformación y confusión creando así el terreno fértil para todo tipo de fraudes, estafas y falsas criptomonedas y proyectos “blockchain”. Paradójicamente, han sido las noticias producto de estas estafas las que han ocupado los titulares de periódicos, noticieros y medios de información en el mundo, priorizando así la confusión y dejando atrás el conocimiento y la verdadera esencia de la revolución que viene en camino.

Todo lo anterior, sumado a la enorme corrección de mercado de este 2018 ha dejado en evidencia a aquellos proyectos que en esencia no tenían tecnología blockchain o eran copias sin identidad de la misma y sus criptomonedas o tokens eran solo “humo”. Reconocidos expertos del ecosistema blockchain como Andreas Antonopoulos autor de los libros Mastering Bitcoin (2016), The internet of Money (2017) y Mastering Ethereum (proyectado para el 2019) han advertido que por lo menos un 95 % de las criptomonedas y proyectos actuales desparecerán muy pronto al no cumplir con las características de esta nueva tecnología. Así que, si estás preparado para averiguar si tus inversiones tienen futuro y el proyecto que sigues tiene respaldo, te invito a seguir la siguiente lista de chequeo de tan solo 7 pasos:

Primero: ¿La criptomoneda es de código abierto (Open source)? Si el proyecto que deseas analizar no tiene un código fuente abierto que esté disponible para la comunidad estás ante una señal clara y contundente de centralización y control. Recuerda que la esencia del bitcóin y la tecnología blockchain es la descentralización, lo cual significa que no hay secretos y todo se rige bajo el principio de la transparencia. Si un proyecto no cumple con esta característica, claramente está en el lugar equivocado o simplemente está intentando usar el lucrativo disfraz de “Blockchain” para atraer a incautos.

Segundo: ¿La criptomoneda cuenta con una red P2P (peer to peer)? En las redes P2P, componente esencial del bitcóin y la blockchain, los nodos cumplen la función de servidores y clientes y no existe ningún tipo de jerarquía. Si las transacciones se hacen a través de uno o varios servidores que controlan y centralizan las operaciones, no busque más, es una estafa.

Tercero: ¿La criptomoneda (como su nombre lo indica) cuenta con algoritmos criptográficos que protejan las transacciones y la misma moneda de copias, falsificaciones o modificaciones? Si el proyecto (moneda, token) en el que inviertes no cuenta con esta característica ¿entonces de dónde saca la palabra cripto? A ese nivel de desfachatez solo puede llegar un fraude o “scamcoin”.

Cuarto: ¿La criptomoneda puede ser usada en cualquier país sin restricciones de comunidades o grupos específicos? (Borderless-Transnational). Si la criptomoneda, la cual a veces también se disfraza de “Token”, está limitada a un solo grupo o segmento poblacional y no puede ser usada en todo el mundo, se trata simplemente de una moneda fíat disfrazada o una scamcoin que busca aprovechar el boom de esta tecnología para lucrar a unos pocos. Este tipo de proyectos fraudulentos normalmente no cumplen con ninguna de las características listadas aquí.

Quinto: ¿La criptomoneda o el proyecto  tiene intermediarios? (personas, grupos o “cabezas” visibles). Criptomonedas que patrocinan eventos, hacen “airdrops”, con departamento de publicidad y mercadeo abordo y tienen a un “genio” que copió y pegó el código fuente de otra criptomoneda (por lo general el bitcóin) con la excusa de ofrecer mejoras o innovaciones. O peor aún, proyectos multinivel que afirman crear monedas que “no fluctúan” y que tienen “minería privada” y que llegaron a intermediar donde nadie los necesita. La falacia a veces llega a un punto tal, que ni siquiera listan la “criptomoneda” en un “exchange” público porque saben que perderían el control de su lucrativo fraude. Recuerden que la esencia de la tecnología está en eliminar intermediarios, no en crear unos nuevos.

Sexto: ¿La criptomoneda tiene un mecanismo de consenso? Es esencial que una criptomoneda tenga un mecanismo de consenso Proof of Work (PoW) o Proof of Stake (PoS) que permita validar las transacciones y garantizar la seguridad, transparencia y confiabilidad de la red de pagos y de la misma moneda. Si no lo tiene, o se inventan cualquier excusa para eludir este componente esencial, no hay necesidad de analizar más, te están engañando.

Séptimo: ¿La criptomoneda es neutral y resistente a la censura? Si la criptomoneda sirve a los intereses de un grupo en particular, tal como un país, una empresa o un gobierno en particular, significa que no existe neutralidad, una clara señal de intermediación, centralización y control. Si además de esto, existe la más mínima posibilidad de que usuarios, participantes o transacciones puedan ser vetados, bloqueados o restringidos por cualquier motivo, significa que la moneda en cuestión es otra moneda fíat disfrazada de criptomoneda, o peor aún, una scamcoin más.

La información anterior deja en evidencia una contundente verdad y una preocupante realidad, ya que al hacer un análisis de los más de 1800 proyectos listados en el ecosistema podemos ver claramente que la cifra del 95 % de proyectos destinados a fracasar podría alcanzar el 98-99 % a consecuencia de la ambición desmedida de cientos de personas y falsos proyectos que no buscan aportar valor al ecosistema sino que llegaron a parasitarlo y aprovechar el boom de esta tecnología para lucrarse a su antojo. Tal como lo veremos en los meses que vienen, todos los proyectos fraudulentos quedarán expuestos y su disfraz de blockchain caerá dejando a su paso grandes enseñanzas y un ecosistema libre de parásitos. Será en este punto, en donde la revolución echará raíces aún más fuertes y avanzaremos a niveles nunca antes vistos.

Extracto del libro: Bitcóin y blockchain: Liberándote de Matrix (2018)

5 (100%) 16 votes

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies